¿México le dirá adiós al NAFTA? PEÑA NIETO, PRESIDENTE ELECTO DE MEXICO, SE REUNIO CON ROUSSEFF EN BRASIL

Página/12
“Debemos explorar el potencial que existe para una mayor apertura comercial”, dijo el electo mandatario del PRI a Dilma en alusión al futuro de la relación comercial entre las dos economías más grandes de América latina.
El presidente electo de México, Enrique Peña Nieto, se entrevistó ayer con la jefa de Estado de Brasil, Dilma Rousseff, a quien le planteó establecer una mayor cooperación entre ambos países, lo cual redundaría en favor de toda América latina. Una relación más estrecha y una mayor cooperación entre las dos economías más importantes del continente latinoamericano sería importante para ambos países, pero también para toda la región, pues serviría como locomotora para el comercio y la promoción de inversiones, dijo Peña Nieto en conferencia de prensa tras la reunión. En ese sentido, explicó además que había propuesto un relanzamiento del vínculo entre ambas naciones para que se trabaje en conjunto por el desarrollo de toda América latina, no en un “clima de competencia, sino de complementación”. El mandatario mexicano calificó la reunión como cordial y muy productiva y encontró en Rousseff mucho eco a sus propuestas para fortalecer la relación comercial entre ambos países que, a su juicio, no responde al tamaño de sus economías.

“Debemos explorar el potencial que existe para una mayor apertura comercial y sacar provecho de un mercado que, entre los dos países, suma más de 300 millones de consumidores”, cuantificó el presidente mexicano. El intercambio comercial entre Brasil y México sumó el año pasado unos 9000 millones de dólares, con un superávit en favor del país azteca de unos 1700 millones de dólares. “Son flujos comerciales muy bajos para dos países de ese tamaño e importancia”, consideró el líder del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que asumirá finalmente la presidencia el 1º de diciembre, en lo que supondrá la vuelta de esa fuerza política al poder, después de doce años de no estar al frente del Ejecutivo, y tras detentarlo ininterrumpidamente durante siete décadas.

El presidente electo señaló que no abordó directamente con Rousseff el conflicto bilateral que, en marzo pasado, llevó a suspender por tres años un acuerdo automotor para aplicar un sistema de cuotas al comercio en ese sector. Sin embargo, reconoció que sí conversaron sobre la importancia de generar mayores incentivos para alcanzar una relación comercial más equilibrada con la que, más que limitar, se podría ampliar la relación. Peña Nieto reiteró su interés en el modelo de la estatal brasileña Petrobras, a fin de tomarlo en cuenta en sus planes para la modernización de Petróleos Mexicanos (Pemex).

“Queremos conocer la reforma que permitió a Petrobras convertirse en una de las grandes petroleras del mundo y adaptarla en alguna medida a la realidad de Pemex”, adelantó. Según el presidente electo, el carácter estatal de Petrobras, en la que también participa el capital privado, es un modelo que inspira a los mexicanos. Asimismo, dejó entrever su intención de mantener una cooperación más estrecha en todos los foros internacionales en los que ambos países participan, como el G-20 o los de carácter más regional, como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac). Explicó que también había solicitado apoyo para desarrollar planes de combate a la pobreza sobre las iniciativas que Brasil llevó adelante.

“La idea es recoger la experiencia de éxito de Brasil en áreas de desarrollo social, que le ha permitido a este país sacar de la pobreza a cerca de 30 millones de personas en una década”, sostuvo con relación a sus planes para combatir las desigualdades. “Queremos apoyar a aquellos que más lo precisan”, manifestó el presidente electo, para quien el “caso brasileño”, en el área social, es un ejemplo a ser seguido por todos los países con problemas de desigualdades. Según datos oficiales, en México existen cerca de 50 millones de personas que viven en la pobreza, cifra equivalente a cerca del 46 por ciento de la población, a las que Peña Nieto dijo que pretende apoyar mediante programas de distribución de la renta y generación de empleo como los que se aplican en Brasil.

Arroyito de Noticias

Arroyito de Noticias
El Barrio