Obama y Romney chocan por la política exterior norteamericana (No se ponen de acuerdo en cómo y dónde bombardear)

Télam
El presidente estadounidense desafió a su rival a que aclare si considera que el país debe "iniciar otra guerra", luego de que el republicano considerara "débil" la política exterior del demócrata y criticara su gestión en Medio Oriente.
"Ejecuté mi política exterior, y es con la que el pueblo está mayormente de acuerdo. Si (el exgobernador de Massachusetts) Romney considera que deberíamos comenzar otra guerra, debería decirlo", afirmó Obama, en el marco de la disputa que enfrentará a ambos líderes el 6 de noviembre por la presidencia de la nación.
 
Luego enumeró lo que consideró sus logros en materia de política exterior desde que asumió la presidencia en enero de 2009, entre ellos el fin de la guerra en Irak, el combate a Al Qaeda y el asesinato de su líder Osama bin Laden, el año pasado.

Ambos contendientes intercambiaron también ataques en relación a la política estadounidense hacia Israel e Irán, en sendas entrevistas difundidas el domingo, en las que también dieron sus opiniones sobre cuáles son las políticas a seguir para la aún débil economía del país, informó la agencia de noticias Europa Press.

En relación a decisiones sobre nuestra seguridad nacional "la única presión que siento es simplemente hacer lo correcto para el pueblo estadounidense", respondió Obama en el programa "60 minutes" de CBS, cuando se le preguntó por la presión del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu para que adopte una línea más dura contra Irán.

Romney, por su parte, criticó a Obama en otra entrevista por no acordar una reunión con Netanyahu al margen dela Asamblea Generalde las Naciones Unidas esta semana en Nueva York.

"Creo que también debemos comunicar que Israel es nuestro aliado. Nuestro estrecho aliado", dijo Romney, para quien el hecho de no reunirse estos días con el premier israelí constituye "un error que envía un mensaje a Medio Oriente de que nos distanciamos de nuestros amigos".

Ambos líderes, en tanto, aseguraron tener la clave para dar el impulso necesario a la economía estadounidense.

Romney dijo que reduciría los impuestos sobre la renta en un 20% y defendería tasas más bajas para los impuestos a las ganancias de capital que benefician a los más adinerados.

Obama apuntó al caos en que se encontraba la economía cuando asumió el cargo y dijo que se lograron progresos, a la vez que admitió que se necesita hacer más.

"La pregunta ahora para el pueblo estadounidense es ¿seguimos avanzando y seguimos haciendo progresos o retrocedemos a las políticas que nos llevaron con anterioridad a este caos?", desafió Obama.

Según el sitio Real Clear Politics (www.realclearpolitics.com) que monitorea el proceso electoral estadounidense y muestra un promedio de los principales sondeos, el demócrata (48%) aventaja al republicano (44%) por 4 puntos porcentuales.

La disputa, bastante pareja en principio, estuvo fuertemente impactada por declaraciones de Romney difundidas en un video amateur, en las que se refirió en duros términos al "47% que son dependientes del Estado, que se sienten víctimas, que creen que el Estado tiene la responsabilidad de cuidar de ellos".

"Mi trabajo no es preocuparme de esa gente. Nunca los voy a convencer de que tienen que asumir sus propias responsabilidades”, dijo el republicano, palabras con las que -aseguran analistas- rifó una gran parte de sus posibilidades de llegar ala Casa Blanca.

Arroyito de Noticias

Arroyito de Noticias
El Barrio